Es un momento de esparcimiento espiritual  entre los estudiantes, en el cual comparten tiempo y dones tanto espirituales como materiales con la comunidad  que los rodea, ayudando así a compartir el mensaje de salvación con sus semejantes.